Escuela Sabatica (Leccion 02 I Trim. 2013)


Leccion 02 alumno en PDFLección 02 maestro en PDF

LA CREACIÓN: LA FORMACIÓN DEL MUNDO

Dibujo

Para el 12 de enero de 2013

Sábado 5 de enero

Lee Para el Estudio de esta Semana: Génesis 1:1-13; Isaías 45:18; 1 Juan 1:5; Apocalipsis 22:5; 2 Corintios 4:6; 2 Pedro 3:5; Job 38:4-6.

Para Memorizar: “Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová, y no hay otro” (Isa. 45:18).

Los científicos están cada vez más impresionados por lo adecuado que es el mundo para las criaturas vivientes. Y no es extraño, porque el diseño y el propósito se afirman en toda la Biblia, comenzando con Génesis 1. En un planeta desordenado y vacío, Dios pasó los primeros tres días preparando el mundo para ser ocupado, y los tres últimos días, llenándolo. Esta semana nos concentraremos en esos tres primeros días.

Algunos eruditos objetan la idea de que Dios “impone” un propósito a la naturaleza, alegando, en cambio, que él solo permitió que el mundo natural fuera “él mismo” y se desarrollara por procesos naturales supuestamente inherentes. Este es un tema común entre los que promueven formas de “evolución teísta”. Pero estas ideas no son compatibles con la Biblia o con nuestra comprensión de la Creación. El universo no tiene voluntad propia inherente en sí mismo. La creación no es una entidad independiente de Dios, sino es el escenario en el que él expresa su amor a las criaturas que él hizo.

Domingo 6 de enero

DESORDENADA Y VACÍA

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas” (Gén. 1:1, 2). ¿Qué revelan estos versículos acerca de la tierra antes que Dios comenzara a crear vida sobre ella?

La Biblia comienza con la historia de la Creación, y ésta comienza con la declaración de que Dios es el Creador. Luego describe la condición del mundo cuando Dios comenzó a prepararlo para ser ocupado. Cuando comienza la historia, el planeta ya está aquí, pero sin orden, vacío, oscuro y húmedo. Los versículos siguientes describen cómo Dios primero hizo del mundo un lugar habitable, y luego lo llenó con criaturas vivientes. El texto no nos dice exactamente cuándo llegaron a existir las rocas y el agua de la tierra, solo que el mundo no siempre fue adecuado para la vida. El mundo llegó a estar listo para las criaturas vivientes solo porque Dios actuó para que fuera así.

¿Qué dice Isaías 45:18 acerca de la intención de Dios en la creación?

Cuando la tierra llegó primero a existir, no era apropiada para la vida. La Biblia no dice nada acerca de qué lapso hubo entre la creación original de las rocas y el agua, y la creación del medioambiente y las criaturas. Algunos eruditos creen que pudo haber sido inmediatamente; otros, que puede haber pasado un período largo.

El hecho es que sencillamente no sabemos, ni eso tiene mucha importancia. Cualquiera sea el caso, el material de la tierra fue creado por Dios y luego, en un momento que él eligió, creó un ambiente adecuado para la vida. El punto vital es que Dios, que no dependía de materia preexistente, usó la materia que en algún momento había creado, algo que en su estado primitivo era tohu vabohu [“sin forma y vacío”]. Luego, por el poder de su palabra, creó nuestro mundo habitable.

Lunes 7 de enero

SEA LA LUZ

“Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día” (Gén. 1:3-5). ¿Qué enseñan estos versículos acerca del primer día de la creación?

Varias cosas se pueden deducir de este pasaje.

Primero, la luz apareció en respuesta a la orden de Dios. La palabra de Dios es efectiva.

Segundo, la luz era “buena”. El texto dice que Dios “vio” la luz; ¿hay alguna duda de que Dios ve todas las cosas? La luz que Dios hizo era buena, aun a los ojos de Dios. Entonces, es buena, porque Dios mismo la evaluó así.

Otro punto: Dios separó la luz de las tinieblas. Tanto la luz como la oscuridad están bajo el control de Dios, y ninguna de ellas hace alguna diferencia para su actividad y conocimiento (ver Sal. 139:12). Dios dio nombre a las porciones oscura e iluminada del tiempo, llamándolos “día” y “noche”. Dios tiene derecho de dar nombres a los períodos del tiempo porque él es el Creador del tiempo. Como soberano del tiempo, Dios no está limitado al tiempo. Más bien, el tiempo depende de él.

Otro punto es que hubo un período de oscuridad y un período de luz que juntos conformaron un día. Se ha escrito mucho acerca del significado de “día” en la Creación. Veremos esto más tarde, pero notamos que el primer día estuvo compuesto de un período de oscuridad y un período de luz, lo mismo que vemos hoy.

También, la luz es uno de los rasgos que acompañan la presencia de Dios. No necesitamos suponer que la luz fue inventada el primer día de la Creación, ya que Dios existió antes que la tierra fuera creada y su presencia a menudo es asociada con la luz (1 Juan 1:5; Apoc. 22:5). En la Creación, la luz fue introducida en el planeta previamente oscuro.

¿Cómo pudo haber día y noche antes de la introducción del sol en el informe de la Creación? Seguramente Moisés conocía la conexión entre el sol y la luz del día. No obstante, él escribió acerca de la luz y la oscuridad en el primer día. Dios debe haberle dado el conocimiento acerca de la Creación que, actualmente no comprendemos, conocimiento que no se puede discernir mirando al mundo natural. Entonces, ¿por qué nos sorprende que algunas cosas acerca de la Creación sigan siendo un misterio?

Martes 8 de enero

CREACIÓN DEL CIELO

“Luego dijo Dios: Haya expansión (“firmamento”, NVI) en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo” (Gén. 1:6-8).

Dios creó el firmamento, le señaló funciones, y le dio nombre: cielos. Su función: dividir las aguas de abajo de las de arriba. Hoy dividiríamos el cielo en atmósfera, que es nuestro medioambiente, y el cielo más allá de la atmósfera, y que llamaríamos “espacio”, donde están el sol, la luna, y las estrellas.

La atmósfera parece ser la porción del “cielo” que se formó el segundo día de la Creación. La atmósfera tiene un mecanismo para mover el agua hacia arriba: el agua se evapora y entra en la atmósfera, donde puede ser llevada a cualquier lugar de la tierra. Luego vuelve a la superficie como un “vapor” o neblina (Gén. 2:6), o como lluvia.

Dios dio nombre a la expansión (firmamento). El acto de dar nombre implica que Dios es soberano sobre el espacio. El espacio no limita las acciones de Dios: él lo creó y lo gobierna. Como sucedió con la iluminación del mundo en el primer día, la creación del firmamento se completó antes del fin del segundo día, otro período oscuro (noche), y un período de luz, (mañana).

Se ha discutido mucho sobre el significado de la palabra “firmamento”. La palabra hebrea es raqiá, y a veces se usa para describir una hoja de metal que ha sido martillada hasta volverla muy delgada. Los críticos alegaban que los antiguos hebreos creían que había una superficie dura por sobre la tierra; o sea, decían, como no existe tal cosa, el informe bíblico está equivocado. Pero esto es errado. La palabra firmamento, en ese contexto, se aplica al cielo (atmósfera y espacio). Miremos el contexto inmediato para saber de qué se habla. En Génesis se describe a las aves volando “en la abierta expansión de los cielos” (Gén. 1:20; “a lo largo del firmamento”, NVI), y en otro lugar el firmamento es donde están el sol y la luna (Gén. 1:14). Obviamente las aves no vuelan en la parte de la raqiá donde están el sol y la luna.

Aunque haya misterios en la narrativa de la Creación, un punto resulta claro: nada queda al azar. ¿Por qué esto es importante que lo sepamos, especialmente cuando muchos creen que el azar desempeñó un papel muy importante en nuestra creación?

Miércoles 9 de enero

LUGAR PARA VIVIR

Lee Génesis 1:9 al 13. Trata de visualizar el increíble poder creativo de Dios, mientras hace lo que se describe en este texto. ¿De qué manera este informe da una respuesta lógica a la vieja pregunta: “¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?”

Hasta ahora, la tierra estuvo cubierta con agua. Para tener un lugar en que pudieran vivir los humanos que Dios quería crear, cambió la superficie de la tierra para producir cuencas que recibieran el agua y formaran los mares, permitiendo que aparecieran los continentes. Esto involucraba una tercera división de las características físicas de la tierra. (La primera división fue entre la luz y la oscuridad; la segunda, entre las aguas de arriba y las de abajo; y la tercera fue entre la tierra seca y los mares).

También, por tercera vez, Dios dio nombre a las cosas que había dividido. A lo seco llamó “tierra”, y a la reunión de las aguas las llamó “mares”, ilustrando otra vez la soberanía de Dios sobre el espacio. Dios examina lo creado y lo declara “bueno”.

Un segundo evento de la Creación se registra para el tercer día de la Creación. La tierra seca proporciona un espacio para que Dios ponga el suministro de alimentos para las criaturas que pronto crearía. Dios crea de lo seco (tierra): se mencionan específicamente hierba verde, hierba que da semilla, árbol de frutos. Estas son los alimentos para las criaturas terrestres. El texto no indica cuántas clases diferentes de plantas creó, pero sí indica que hubo una diversidad de plantas desde el principio. Por lo que vemos hoy, sabemos que debe haber habido una increíble variedad de estas formas de vida. Además, la Biblia es clara de que no hay ningún antepasado común del que deriven todas las plantas; sino desde el mismo comienzo, hay una diversidad de ellas. El concepto de una planta única antepasada de todas, es fundamental para el evolucionismo biológico, y contradice el informe bíblico.

Considera la increíble variedad de frutas y verduras y otras plantas comestibles. ¿Cómo presentan una evidencia poderosa del amor de Dios por nosotros? ¿Por qué es absurdo pensar que todas estas cosas fueron creadas, como enseña el evolucionismo, por procesos al azar?

Jueves 10 de enero

LA PALABRA TODOPODEROSA DE DIOS

¿Qué nos enseñan los siguientes textos acerca del poder de la palabra de Dios? 2 Cor. 4:6; Isa. 55:11; 2 Ped. 3:5.

La Biblia enseña que Dios creó de la nada (ex nihilo), por el poder de su palabra y sin resistencia de ninguna clase. Este concepto de la creación es específico de los hebreos entre todos los pueblos del mundo antiguo. La mayoría de las historias extra bíblicas de la creación hablan de conflicto y de violencia en la creación. Por ejemplo, los antiguos babilonios decían que el monstruo Apsu y su consorte Tiamat produjeron una generación de dioses que luego intentan destruir, pero Tiamat muere en la batalla. Su cuerpo es dividido en dos partes: una que formó el cielo y la otra que formó la tierra.

El hombre moderno también creó una historia de la creación mediante violencia. Según ella, el mundo contó con recursos escasos, produciendo competencia entre los individuos, y por eso los más débiles eran eliminados por los más fuertes. Con el tiempo, dicen, los organismos llegaron a ser más y más complejos, produciendo en última instancia a todos los organismos vivientes y a los humanos a partir de un antepasado común.

No obstante, los “dioses” de la teoría evolucionista (mutación al azar y selección natural) no son iguales al Dios de la Biblia, ya que Dios es el Defensor de los débiles y el Proveedor para todas las criaturas. La muerte, el sufrimiento y otros males no fueron causados por Dios; por el contrario, entraron como resultado natural de la rebelión contra su buen gobierno. Los dioses de la teoría evolucionista usan la competencia y la eliminación de los débiles para crear. Aún peor, son responsables por la muerte y el sufrimiento, ya que éstos son sus medios específicos para crear.

De este modo, Génesis 1 y 2 no armoniza con la teoría evolucionista moderna, que en esencia, se opone al informe bíblico de la Creación.

Viernes 11 de enero

Para Estudiar y Meditar:

La Escritura no lo dice explícitamente, pero tenemos buenas razones bíblicas para creer que el universo existió mucho antes de que la vida sobre la tierra comenzara. Primero, en Job 38:4 al 6, Dios declara que había seres vivientes que gritaban de gozo cuando Dios formó al mundo. Esto implica seres que vivían en el universo antes de que la tierra fuera creada. La referencia a un universo que observa, en 1 Corintios 4:9, puede referirse al mismo grupo de seres. Además, la serpiente estuvo presente en el Jardín del Edén antes que Adán y Eva pecaran. En Apocalipsis 12:9, la serpiente es identificada con Satanás, que fue arrojado del cielo. Jesús dijo que vio que esto ocurría (Luc. 10:18). Ezequiel 28:14 y 15 describen al “querubín protector”, perfecto al principio, pero luego se rebeló. Esto implica que pasó un tiempo antes de la rebelión de Satanás, y que tal vez Satanás vivió también en el universo. Estos textos indican que Adán y Eva no fueron los primeros seres creados.

“Cuando salió de las manos del Creador, la tierra era sumamente hermosa. La superficie presentaba un aspecto multiforme, con montañas, colinas y llanuras, entrelazadas con magníficos ríos y bellos lagos. Pero las colinas y las montañas no eran abruptas y escarpadas, ni abundaban en ellas declives aterradores, ni abismos espeluznantes como ocurre ahora; las agudas y ásperas cúspides de la rocosa armazón de la tierra estaban sepultadas bajo un suelo fértil, que producía por doquiera una frondosa vegetación verde. No había repugnantes pantanos ni desiertos estériles. Agraciados arbustos y delicadas flores saludaban la vista por dondequiera. Las alturas estaban coronadas con árboles aún más imponentes que los que existen ahora. El aire, limpio de impuros miasmas, era claro y saludable. El paisaje sobrepujaba en hermosura los adornados jardines del más suntuoso palacio de la actualidad. La hueste angélica presenció la escena con deleite, y se regocijó en las maravillosas obras de Dios” (PP 24).

Preguntas para Dialogar:

  1. Identifica tantos rasgos como puedas que muestren que el mundo fue diseñado.
  2. ¿Qué razones puedes dar para mostrar que el evolucionismo no armoniza con la doctrina bíblica de la creación?
  3. Sin duda, hay elementos en el informe de la Creación del Génesis que no podemos explicar. ¿Por qué ésta no es una razón para rechazar el informe literal del modo en que Dios creó nuestro mundo?
About these ads

5 comentarios

  1. Hola! Gracias por esta gran labor pues ha sido de beneficio para mi y estoy seguro que para muchos otros tambien. Solo queria mencionar una sugerencia. Creo que seria muy util tener los enlaces a cada leccion semanal (incluyendo las semanas anteriores) en la pagina principal, para poderlas encontrar facilmente. Es todo. :)

    Muchas gracias nuevamente, y que Dios te continue bendiciendo!
    En Cristo,
    Jose Olivencia

  2. solo quiero un resumen..

  3. gracias por que cada semana bendicen mi vida al enviarme laleccion

  4. hola,bendiciones!!!para todos,gracias por este trabajo de predicar la palabra de dios. esta obra dara sus frutos para la eternidad

  5. Gracias de toda mi alma. Un abrazo

    Pe 07/01/2013, la 14:30, “Escuela Sabatica” a scris:

    >
    >

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 13.716 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: