Escuela Sabatica (Leccion 04 II Trim. 2013)


Leccion 04 alumno en PDFLección 04 maestro en PDF

SEÑOR DE TODAS LAS NACIONES (AMÓS)

Sin título

Para el 27 de abril de 2013

Sábado 20 de abril

Lee Para el Estudio de esta Semana: Amós 1 y 2; Isaías 58; Lucas 12:47, 48; 1 Reyes 8:37-40; Amós 4:12, 13; Abdías.

Para Memorizar: “Si el león ruge, ¿quién no temerá? Si habla Jehová el Señor, ¿quién no profetizará? (Amós 3:8).

Pensamiento clave: Los actos inhumanos son pecados contra Dios y serán juzgados conforme a eso.

UN LEÓN, EN LAS ESCRITURAS, a menudo representa al rey del mundo animal. Su apariencia evoca fortaleza y majestad irresistible así como ferocidad y poder destructor. Aun cuando no esté cazando activamente, se puede oír al león; su rugido se oye desde gran distancia. Amós, un pastor, fue enviado a los israelitas para advertirles que él había oído rugir a un león, ¡y el león no era otro que su Señor! Movido por el Espíritu Santo, el profeta Amós comparó la forma en que Dios habla a las naciones, así como a su pueblo, con el rugido de un león (ver Amós 1:2).

Amós fue llamado a profetizar a una sociedad que vivía en paz y prosperidad, un pueblo privilegiado y religioso. No obstante, este mismo pueblo oprimía a los pobres y permitía negocios deshonestos y corrupción en el tribunal. Esta semana escucharemos lo que Dios tiene para decir acerca de estos actos despreciables.

Domingo 21 de abril

CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD

Lee Amós 1 y 2. ¿Por qué Dios advierte que el castigo viene?

Los primeros dos capítulos del libro de Amós contienen siete profecías contra naciones vecinas, seguidas por una profecía contra Israel. Las naciones extranjeras no son juzgadas porque son enemigas de Israel, sino por sus violaciones de los principios humanos universales. Dos cosas se destacan en la condenación que hace Amós: la ausencia de lealtad y la ausencia de misericordia.

Por ejemplo, Tiro era una ciudad mercantil importante, ubicada sobre la costa del Mar Mediterráneo, al norte de Israel. Por causa de su casi inexpugnable fortaleza isleña, la ciudad se jactaba de su seguridad. Más aún, los líderes de Tiro consiguieron tratados de paz con varias naciones que la rodeaban, tales como la de los filisteos. La ciudad se alió con Israel con un “tratado de hermandad” durante los reinados de David y Salomón (1 Rey. 5:1, 12), y aún del rey Acab (1 Rey. 16:30, 31). No sorprende leer en 1 Reyes 9:13 que Hiram, rey de Tiro, llamó a Salomón “hermano”.

Sin embargo, el pueblo de Tiro había violado el “pacto de hermanos”. Tiro no fue condenada por llevar lejos a los cautivos, sino por entregarlos a los enemigos de Israel, los edomitas. Así, el pueblo de Tiro fue responsable por las crueldades que estos cautivos sufrieron a manos de sus enemigos. Desde la perspectiva de Dios, la persona que ayuda y apoya un crimen es tan culpable como la persona que lo comete.

Como Dios es soberano de todos, él tiene el destino de todo el mundo en sus manos. Tiene propósitos y preocupaciones que llegan mucho más allá de las fronteras de Israel. El Dios de Israel es el Señor de todas las naciones; toda la historia humana es su preocupación. Él es el Dios Creador, que da vida a todos, y todos tienen que dar cuentas ante él.

¿Quién entre nosotros no se eriza de miedo ante las increíbles injusticias que vemos? Si no hubiera Dios, ¿qué esperanza tendríamos de que alguna vez se hiciera justicia? ¿Qué significa para ti la promesa, que se encuentra en toda la Biblia, de que Dios traerá justicia y juicio al mundo? ¿Cómo podemos aprender a aferrarnos a esa promesa en medio de todas las injusticias que vemos ahora?

Lunes 22 de abril

JUSTICIA PARA LOS OPRIMIDOS

El juicio universal de Dios es una de las enseñanzas centrales que encontramos en Amós. Al comienzo de su libro, el profeta anuncia el juicio de Dios sobre varios de los vecinos de Israel por causa de sus crímenes contra la humanidad, pero declara que Dios también juzgará a Israel. La ira de Dios iba dirigida no solamente contra las naciones sino también contra el pueblo que él había escogido. Judá había rechazado la Palabra de Dios y no había guardado sus instrucciones.

Pero Amós trató con Israel mucho más que con Judá, porque quebrantaron el pacto de Dios y cometieron muchos pecados. La prosperidad económica y la estabilidad política de Israel llevaron al deterioro espiritual, y esto se mostró en injusticia social. En Israel, los ricos explotaban a los pobres, y los poderosos, a los débiles. Los ricos se interesaban sólo en sí mismos y sus ganancias personales, obtenidas a expensas de los pobres (no cambió mucho desde entonces, ¿verdad?).

Amós enseñó que Dios se interesa en cómo tratamos a otros. La justicia es más que una idea o una norma: es una preocupación divina. El profeta advirtió que las casas de piedra de Israel, los muebles con incrustaciones de marfil, los alimentos y bebidas de alta calidad, así como las mejores lociones para el cuerpo, todo sería destruido.

Lee Isaías 58. ¿De qué maneras este capítulo capta aspectos de la verdad presente? Con todo, ¿de qué maneras nuestro mensaje al mundo es mucho más que esto?

La Biblia enseña claramente que la justicia social debería ser un producto natural del evangelio. A medida que el Espíritu Santo nos hace más semejantes a Jesús, aprendemos a compartir las preocupaciones de Dios. Los libros de Moisés y los profetas hablan de que Dios se preocupa por un trato justo a los extranjeros, las viudas y los huérfanos (Éxo. 22:21-24), y los menos privilegiados (Isa. 58:6, 7). El salmista llama a Dios “padre de huérfanos y defensor de viudas” (Sal. 68:5). Cristo mostró gran preocupación por los que la sociedad rechazaba (Mar. 7:24-30; Juan 4:7-26). Santiago nos llama a poner nuestra fe en acción y ayudar a los necesitados (Sant. 2:14-26). Ningún seguidor de Cristo puede hacer menos y realmente ser un seguidor de Cristo.

Martes 23 de abril

EL PELIGRO DEL PRIVILEGIO

La intención del mensaje profético de Amós no era que se limitara a la situación de Israel, sino que se expandiera más allá de Israel y de Judá. En el Antiguo Testamento, Israel tenía un derecho especial, pero no exclusivo, sobre Dios.

Lee Amós 3:1 y 2. El hebreo yadá, “conocer” (en el versículo 2) tiene un sentido de intimidad. En Jeremías 1:5, por ejemplo, Dios “conoció” al profeta y lo puso aparte aun antes de nacer. Así fue con Israel. No era solo otra nación entre las naciones, sino que Dios la había puesto aparte con un propósito sagrado. Tenía una relación especial con él.

Dios eligió a Israel y lo sacó de la esclavitud. El éxodo de Egipto fue el evento más importante al comienzo de la historia de Israel como nación. Lo preparó para los actos de redención de Dios y la conquista de la tierra de Canaán. Pero la prosperidad de Israel lo condujo al orgullo y la complacencia con respecto a su situación privilegiada como pueblo elegido de Dios.

Lee la declaración de Cristo en Lucas 12:47 y 48. ¿Cómo podemos comprender el principio que se enseña allí: cuando se abusa de grandes privilegios en la vida, estos serán remplazados por grandes castigos?

Bajo inspiración divina, el profeta advierte que por ser Israel el pueblo elegido de Dios, debía dar cuenta de sus acciones. Dios decía que la relación de Israel con él llevaba consigo obligaciones, y resultarían en castigos si no cumplían esas obligaciones. En otras palabras, Israel, como pueblo elegido por Dios, era responsable de sus juicios, porque el privilegio acarrea responsabilidades. La elección de Israel no les daba solo una condición privilegiada; debían ser testigos al mundo acerca del Dios que los había bendecido.

“Las iglesias profesas de Cristo de esta generación disfrutan de los más altos privilegios. El Señor nos ha sido revelado con una luz cada vez mayor. Nuestros privilegios son mucho más grandes que los del antiguo pueblo de Dios” (PVGM 258). Piensa en todo lo que se nos ha dado como adventistas. ¿Por qué nos deben hacer temblar las responsabilidades que vienen con estos privilegios? ¿Nos asustan, o sencillamente nos hemos acostumbrado a ellos? ¿Somos complacientes acerca de lo que se nos ha dado? Si es así, ¿cómo podemos cambiar?

Miércoles 24 de abril

REUNIÓN DE ISRAEL CON DIOS

“Prepárate para venir al encuentro de tu Dios, oh Israel” (Amós 4:12).

El capítulo 4 de Amós comienza con la descripción de los pecados de Israel y termina con el anuncio del día de rendición de cuentas. Dios tiene por especialmente responsable a su pueblo por la manera en la que vive y trata a otros.

Amós enumeró una serie de desastres naturales, cualquiera de los cuales debería haber sido suficiente para volver la nación a Dios. La lista está compuesta por siete desastres, la plenitud completa de los castigos por quebrantar el pacto de Dios (de acuerdo con las palabras de Moisés en Levítico 26). Algunos de los desastres nos recuerdan a algunas de las plagas que Dios envió sobre Egipto, mientras la descripción de la última calamidad menciona la destrucción total de Sodoma y Gomorra.

De acuerdo con la oración de Salomón en la dedicación del templo, ¿qué debe hacer el pueblo, normalmente, al enfrentarse con desastres? 1 Rey. 8:37-40.

El pueblo de Dios ya no se comportaba más como un pueblo normal, y Dios halló que era imposible captar su atención. Además, los juicios de Dios habían resultado en un endurecimiento del corazón del pueblo. Como el pueblo no volvió a Dios, Amós presentó una última oportunidad de arrepentimiento.

El juicio final era inminente, pero Amós no especificó cómo sería el castigo. La perturbadora incertidumbre en las palabras de Amós hace que la amenaza de juicio fuera aún más siniestra. Israel no había buscado a Dios, así que Dios sale a encontrarse con Israel. Si falla el castigo, ¿podrá salvarlos un encuentro con Dios?

Amós 4:12 comienza con las palabras “de esta manera te haré a ti”, que es un eco de una fórmula tradicional de juramento. Esta solemne declaración pide una respuesta de Israel, de prepararse para encontrarse con su Dios como sucedió antes en la aparición de Dios en Sinaí (Éxo. 19:11, 15).

Lee cuidadosamente Amós 4:12, 13. Si de repente, escucharas la advertencia: “Prepárate para encontrarte con tu Dios, oh __________ [aquí pon tu nombre]”, ¿qué responderías? ¿Cuál sería tu única esperanza? (Ver Rom. 3:19-28.)

Jueves 25 de abril

EL ORGULLO QUE CONDUCE A LA CAÍDA

Lee el libro de Abdías. ¿Qué importantes verdades morales y espirituales puedes obtener de esta lectura?

Abdías es el libro más breve del Antiguo Testamento, e informa de la visión profética del juicio de Dios sobre la tierra de Edom. El mensaje del libro se concentra en tres problemas: la arrogancia de Edom (vers. 1-4), la próxima humillación de Edom (vers. 5-9) y la violencia de Edom contra Judá (vers. 10-14).

Los edomitas eran los descendientes de Esaú, el hermano de Jacob. La hostilidad entre los israelitas y los edomitas retrocede a la pelea familiar entre aquellos mellizos, quienes más tarde fueron padres de dos naciones. Así, los israelitas recibieron de Dios la orden: “No aborrecerás al edomita, porque es tu hermano” (Deut. 23:7).

A pesar de esto, las hostilidades entre las dos naciones siguieron durante siglos. Cuando Babilonia destruyó Jerusalén y llevó cautivos a sus ciudadanos, los edomitas no solo se regocijaron, sino que despojaron a los israelitas al huir y también ayudaron a saquear Jerusalén (Sal. 137:7). Por esta razón el profeta Abdías advirtió que Edom sería castigado con su propia norma: “Como tú hiciste, se hará contigo” (Abd. 15). Los edomitas no se portaron como hermanos hacia el pueblo de Judá en su peor hora, sino más bien se unieron a las fuerzas enemigas (Lam. 4:21, 22).

La región ocupada por Edom está al sudeste del Mar Muerto. Es una tierra montañosa llena de altas cumbres, despeñaderos abruptos, cavernas y hendiduras donde se podían esconder ejércitos. Varias ciudades edomitas se construyeron en estos lugares casi inaccesibles. Sela (también conocida como Petra) era la capital de Edom. La nación desarrolló una confianza arrogante resumida en la pregunta: “¿Quién me derribará a tierra?” (Abd. 3).

Dios tiene por responsables a quienes se aprovechan de otros en su tiempo de angustia. Abdías advirtió al orgulloso pueblo de Edom que Dios traería humillación sobre sus cabezas. No se puede escapar de Dios (Amós 9:2, 3). El venidero día de Dios traerá tanto juicio como salvación. Edom bebería la copa de la ira de Dios, mientras la fortuna del pueblo de Dios sería restaurada.

Viernes 26 de abril

Para Estudiar y Meditar: Lee las siguientes citas y nota cómo te ayudan a comprender de una manera más clara los mensajes de Amós y de Abdías.

“Desde los comienzos de la religión israelita la creencia de que Dios había escogido a este pueblo específico para cumplir su misión, ha sido tanto la piedra angular de la fe hebrea, como un refugio en momentos de angustia. Y no obstante, los profetas sintieron que para muchos de sus contemporáneos esta piedra angular era una piedra de tropiezo; este refugio, un escape. Tuvieron que recordar al pueblo que el haber sido elegido no debía confundirse con un favoritismo divino o la inmunidad contra los castigos, sino que, por el contrario, significaba estar expuesto más seriamente a los juicios y los castigos divinos. [...]

“El hecho de ser elegidos, ¿significa que Dios está preocupado exclusivamente con Israel? El Éxodo de Egipto, ¿implica que Dios está involucrado solo en la historia de Israel y es totalmente ajeno a la suerte de otras naciones?” (Abraham J. Heschel, The Prophets, pp. 32, 33).

“Una vez derribadas las defensas del alma, los extraviados adoradores no tuvieron barrera contra el pecado, y se entregaron a las malas pasiones del corazón humano.

“Contra la intensa opresión, la flagrante injusticia, el lujo y el despilfarro desmedidos, los desvergonzados banquetes y borracheras, la licencia y las orgías de su época, los profetas alzaron la voz; pero vanas fueron sus protestas, vana su denuncia del pecado. Declaró Amós: ‘Ellos aborrecieron… al que habla lo recto’. ‘Afligen al justo, y reciben cohecho, y a los pobres en la puerta hacen perder su causa’ (Amós 5:10, 12)” (PR 211).

Preguntas para Dialogar:

  1. Es fácil ser amable con alguien que tiene algo para ofrecerte. ¿Qué pasa con los que están en angustia y no te pueden ofrecer nada, pero, en realidad, necesitan lo que puedes darles? ¿Qué atención debemos mostrar hacia tales personas? ¿Qué clase de actitud les muestras?
  2. Piensa en lo que tenemos como adventistas. La mayoría de los cristianos no tienen idea de las bendiciones del sábado (mucho menos de su importancia en el tiempo del fin). Muchos creen que los muertos van inmediatamente al cielo o a los tormentos del infierno. Muchos no creen en la resurrección física de Jesús, ni en una segunda venida literal. ¿Qué otras verdades hemos recibido que la mayor parte de la gente no conoce? ¿Qué responsabilidades nos vienen con estas verdades?

About these ads

Una respuesta

  1. si mi pregunta es , que tiene que ver clinton con lo de la escuela sabatica, o con la iglecia adventista? o sea que tiene que ver una cosa con la otra, disculpen mi pregunta por favor….

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 13.748 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: